Gobernador Gálvez: Un ataque a una embarazada que dejó a una bebé en estado crítico

En un dramático episodio, una mujer embarazada de 8 meses fue víctima de violencia de género por parte de su pareja.

El agresor, quien la había maltratado durante tres años, la golpeó con tal ferocidad que sufrió un desprendimiento de placenta. La situación se tornó crítica, y los médicos tuvieron que realizar una cesárea de urgencia para salvar la vida de la madre y la bebé.

La recién nacida, prematura y frágil, llegó al mundo en condiciones desesperadas. La asfixia perinatal, las convulsiones y la hipotermia la llevaron a una lucha por la supervivencia. Los especialistas del Hospital Provincial de Rosario se esforzaron por mantenerla con vida, sometiéndola a reanimación pulmonar y asistencia mecánica respiratoria. La neonatología enfrentaba un desafío inmenso.

La madre, también en estado crítico, había cursado su embarazo sin controles médicos. La falta de seguimiento dejó a la bebé vulnerable y sin defensas. La jefa de neonatología, Rosalía Angaroni, describió la situación como “grave” y “crítica”. La evolución neurológica de la pequeña era incierta debido a su estado sedado y somnoliento.

El fiscal Aurelio Cicerchia actuó con celeridad. En la audiencia imputativa, acusó al agresor, identificado como J.G.A., de lesiones graves dolosas agravadas por el vínculo y violencia de género. El juez de primera instancia, Fernandez Busy, dictaminó la prisión preventiva para el acusado, en un intento de proteger a futuras víctimas.