La experiencia mística de Nahuel Pennisi durante su infancia: “Era algo del más allá”

El cantante contó que tuvo cinco amigos imaginarios que fueron sus guías y lo cuidaron. “Sentí que quizás el alma de una nena muerta estaba conmigo”, confesó.

Nahuel Pennisi visitó PH, Podemos Hablar y contó la experiencia sobrenatural que vivió durante su infancia. El cantante confesó que tuvo cinco amigos imaginarios que oficiaron como guías y lo ayudaron a desarrollar su confianza. “Son como ángeles para mí, personas que vinieron a acompañarme”, aseguró.

Todo comenzó a sus 2 años a través de un sueño revelador. “Yo estaba corriendo y de repente me encontraba en una de esas carretillas de albañil, y de adentro de la rueda salió un personaje que me dijo: ‘Yo te voy a acompañar, yo voy a ser un amigo tuyo’. Y se presentó con el nombre Barató”, recordó.

Con el tiempo se fueron sumando otros “duendes”: Azul, Pelotín, Alelush y Plecá, que acompañaron al artista hasta sus 9 años. “Son como ángeles para mí, personas que vinieron a acompañarme. De los cinco duendes, uno fue el único que murió: se llamaba Plecá. También fue a través de un sueño”, contó.

“La vida de él era un globo. Yo me di cuenta que se había pinchado y se empezaba a desinflar, a deshacer, y me desesperaba porque sentía que era la vida de él. Y me puse re mal, me desperté llorando. Murió en el sueño, pero cuando me desperté realmente no estaba más. Se había muerto de verdad”, relató Pennisi.

El cantante contó que con la ayuda de estos amigos trepó a árboles y a los techos de casas que no conocía. “Era algo del más allá. No me hablaban con voz humana, yo sentía que lo que tenía que hacer era eso, pero no venía de mí, venía de otro lado”, explicó.

“Sentí que me cuidaron y que lo que vinieron a hacer conmigo es a transmitirme la confianza y a decirme que tome riesgos. Con el tiempo empezaron a desaparecer. Me dijeron: ‘Hasta acá llegamos con vos, cumplimos con la misión de guiarte y ayudarte, y ahora tu vida está en tus manos'”, aseguró el artista.

“Una vez, una amiga de mi vieja estaba mirando fotos en un álbum y le dice: ‘Esta nena falleció de meningitis en el año 92. ¿Sabés cómo se llamaba? Barató’. Y en el año 92 es donde aparecieron los duendes. Sentí que quizás el alma de esa nena estaba conmigo. Hoy estos guías, personas o almas seguramente están acompañando a algún ser”, concluyó.